La Toma

La Toma

Sábado veinticinco de enero al mediodía, pleno sol, recorrimos “la toma” en Villa Numancia. Poco más de cien familias, muchos jóvenes, niños y niñas.

En terrenos del ferrocarril Belgrano, a trecientos metros de las ruinas de la estación V. Numancia, dónde ya no existen vestigios de vías ni durmientes, solo tierra abandonada, está “la toma”. Lo primero que vemos es un cartel de madera con grandes letras: “copa de leche”, es la primera construcción y solo una calle de tierra acompaña la hilera de casas de madera que llega hasta el Arroyo. Casas precarias prolijamente enumeradas, algunas ya tienen una pequeña huerta y jardín. Charlamos con algunos vecinos, una vecina amablemente nos cuenta que en ese momento se estaba llevando a cabo una reunión en el barrio San Roque, donde funciona el comedor del MIJD, el movimiento que apoya “la toma”. 

Las primeras familias llegaron al lugar hace seis meses, personas sin trabajo formal, algunos abandonando sus provincias de origen por la inestabilidad laboral, que alquilaban y que ya no podían seguir haciéndolo, hombres y mujeres con diferentes oficios pero que debido a la profunda crisis económica profundizada por el anterior gobierno macrista, perdieron sus trabajos. Buscan un techo seguro para sus familias y se organizan solidariamente para proyectar un futuro mejor. De lunes a viernes concurren al comedor comunitario que con la ayuda del MIJD los provee de alimentos y agua.

 

Copa de leche “La Toma”

Caminamos por esa calle de tierra reseca y dura (casi como la mirada de algunos políticos…) viendo cómo se esfuerza esta gente construyendo hogares con sus propias manos y esperanza, acarreando baldes y bidones de agua, sembrando… Sencillamente intentan progresar y salir de la pobreza extrema y la marginalidad. Más tarde entrevistamos al dirigente del MIJD “Catu”, luego de la reunión que mantuvo con los vecinos y las vecinas, según nos informó, y además en esta oportunidad recibieron la visita de Nina Peloso. (dirigente del MIJD).

Están realizando reclamos colectivos muy concretos; piden con urgencia agua potable y electricidad, “servicios básicos” que son derechos humanos básicos.
“Catu” nos cuenta el recorrido que hacen desde hace meses por el municipio de Pte. Perón e incluso ministerios de Nación, como el MDS y de Vivienda. De este último solo recibieron promesas.
Al municipio reclamaron durante la anterior gestión y también presentaron petitorios a partir de la asunción de la nueva intendenta. La respuesta no los deja conformes, ya que aducen no poder hacer nada porque los terrenos ocupados son del Estado Nacional. Sin embargo, existe como antecedente, la ocupación de terrenos del mismo ferrocarril por privados para la construcción de barrios cerrados en Villa Numancia (country).

Otra vez nos encontramos con la sensación de que pareciera ser que existen ciudadanos de segunda categoría.

Pudimos constatar que hubo varias presentaciones ante el municipio, notas, reclamos, petitorios y hasta proyectos para generar empleo productivo a través de la creación de cooperativas en el distrito. Las personas quieren trabajar y vivir con dignidad, enviar a sus hijos e hijas a la escuela y para que se cumplan estos derechos el Estado debe hacerse cargo de alguna manera.
InfoPerón seguirá informando en próximas notas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies